Donnerstag, 5. März 2009

Cuide su sombra. Se lo agradecerá

...
....
Para poder presumir de sombra, siga las siguientes instrucciones:
..
1.- Hágase primero una foto que dé cuenta de su silueta, aunque sea en escorzo. Por mucho que se acicale usted, descubrirá que su sombra no es tan veleidosa como la máscara que le devuelve cada mañana el espejo, así que no se preocupe demasiado si lleva el bigote mal recortado o, en caso de tratarse de una fémina, si no tuvo tiempo de empolvarse la nariz por enésima vez. Convénzase de que las formas de una sombra como Dios manda están hechas de una sustancia más etérea, más espiritual como si dijéramos.
...
2.- No se preocupe si descubre de pronto que su cabeza se halla en una desproporción considerable con respecto al tamaño de los pies. Debe considerar, a este propósito, que las sombras no desautomatizan la realidad aprehendida conforme a la cultura dominante, sino desde otros parámetros, lo cual quiere decir que las siluetas sombriles se rigen por unas proporciones de belleza distintas de las griegas. Por supuesto, tan bellas, a su modo, como otras cualesquiera.
...
3.- ¿Sospecha usted de tener 'mala sombra'? ¿Acaso le asusta su proyección? ¿El perfil y el tono de su contraimagen? No se alarme, contamos con la solución: Sombrasil es un spray de efecto tonificante que hará que su sombra crezca y gane volumen de acuerdo con las necesidades que usted pueda desarrollar en cada momento. Basta echarse un poco de Sombrasil por todo el cuerpo tras la ducha matutina para proyectar, en adelante, una sombra corpórea de otras hechuras: una buena sombra, como usted se merece, triunfadora por añadidura. Use Sombrasil cada mañana y se sentirá otro.
...
4.- Por lo mismo, conocer que "somos lo que nuestra sombra" le ayudará a recuperar la antigua proyección perdida. Si tiene pensado usar Sombrasil, no olvide tomar el sol todo lo que pueda.
...
Esto es un medicamento. Antes de tomarlo, lea las instrucciones detenidamente y consulte con su farmacéutico, etcétera, etcétera.
...

Kommentare:

Freia hat gesagt…

Fantástico Mega.
¿Sabías que según la leyenda la pintura nació cuando una muchacha griega estaba contemplando a su novio dormido? Éste estaba cerca de la pared y creaba una sombra intensa y bien definida. Ella dibujó el perfil de la sombra sobre la pared con carbón y hete aquí que surgió la primera obra pictórica de la Historia.
Bueno, no es cierto, pero es hermoso. En Madrid, en el Thyssen hay una exposición que se llama precisamente SOMBRA. La sombra, como reflejo, como oposición, como símbolo, como una forma de expresar el miedo o la angusia...
Ya ves. Creo que no usaré nunca Sombrasil. Quizá mi sombra no sea todo lo buena que debiera pero es mía y me gusta sin retoques ni artificios.
Un abrazo

Mega hat gesagt…

Cuando me pase por Madrid, ten por seguro que veré esa exposición acerca de las SOMBRAS, si es que no la han quitado ya.
Desconocía la leyenda, jaja. Es tan bonita que hasta parece un microrrelato. ;-)
En cuanto a lo de usar (o abusar de) Sombrasil, yo tampoco lo haría. Al margen de la parodia con que pretendía señalar cómo, hoy en día, cualquier dolencia, por extraña que parezca, es combatida de inmediato con algún medicamento; a mí me parece que la buena salud de nuestra sombra (e incluso de nuestra mala sombra) depende sobre todo de nuestro espíritu, y no de nuestra apariencia. De nuestro envés, por tanto.
Otro abrazo

PS: Quería haber escrito un "Autorretrato de sombra" o "con sombra" pero me salió esta boutade... No descarto volver a ello en alguna entrada próxima.


Mi primer premio... ¡Qué ilusión!